ÁRBOLES Y ARBOLEDAS MONUMENTALES

Un patrimonio a conservar

EL ÁRBOL FORMA PARTE DE NUESTRO PATRIMONIO

El árbol es sin duda un símbolo de cultura y de unión con la Naturaleza. El hombre, a lo largo de la historia ha establecido vínculos con el árbol, habiendo llegado al punto en que el árbol forma parte del patrimonio cultural de cada región.

La pervivencia de algunos ejemplares arbóreos más allá de una generación ha conferido al árbol un carácter de vínculo intergeneracional. En las calles, plazas y parques de ciudades o pueblos, o en los cruces de caminos rurales es frecuente encontrar árboles centenarios de alta significación, muy apreciados por la población y, por tanto, con un alto valor histórico y cultural.

El Barranc del Horts, en la comarca de l'Alt Maestrat, conserva ejemplares centenarios de carrascas y quejigos.

 

¿Que es un árbol o Arboleda Monumental?

Un árbol monumental es aquél ejemplar de porte arbóreo que, bien por su tamaño, edad, belleza, o singularidad es considerado sobresaliente. No siempre será el tamaño el que determinará el considerarlo monumental o no, sino que se tendrá en cuenta otros factores como la edad, la especie, etc.

Las arboledas monumentales son agrupaciones de varios árboles que llaman nuestra atención, debido a su porte, belleza, edad o especies que la componen.

Hasta el momento no han sido muchas las iniciativas que se hayan encargado de la localización y conservación de estas joyas de nuestro Patrimonio Natural, cada vez más escaso y amenazado.

El olmo de Castellnovo, junto al de Navajas, constituye uno de los mayores atractivos y orgullos de dichas poblaciones.

 

AMENAZAS

Atendiendo a aquellos árboles singulares, históricos o únicos en una especie y edad, cualquier atentado contra ellos debe considerarse un acto de sabotaje contra el patrimonio histórico cultural. A continuación presentamos las amenazas que más deben preocuparnos:

- Las plagas o enfermedades víricas han hecho mella en muchos árboles, especialmente en los más viejos. Uno de los casos más alarmantes es el de la grafiosis que afecta a los olmos de la especie Ulmus minor.

- La madera de los ejemplares más viejos y grandes es muy apreciada para la ebanistería, o simplemente como leña.

- Los incendios hacen peligrar al conjunto de la vegetación.

- La nefasta gestión del arbolado urbano suele ser causa de destrucción de no pocos árboles y arboledas notables. Por una lado encontramos las podas mal realizadas por abusivas o sobre especies que no soportan este tratamiento, que causan grandes heridas al árbol, facilitando la entrada de patógenos que acabarán a medio plazo con su vida. Y por otro lado encontramos la creciente intransigencia de algunos funcionarios y autoridades municipales para quienes el árbol no tiene lugar en el planeamiento urbanístico, y así, por la renovación de calles, aceras y plazas, o la construcción de aparcamientos, cada año un buen número de árboles vienen siendo arrancados ante la indignación y las protestas raramente escuchadas del vecindario. La demolición, reestructuración o cimentación de parques y jardines también se cobra muchas bajas entre nuestros árboles urbanos.

- Algunos usos tradicionales han servido más bien para conservar algunas especies que hubieran desaparecido en otras circunstancias. El caso del Almez o lledoner (Celtis australis) es uno de los más llamativos. Su madera es fuerte y flexible, por lo que ha sido y es empleada para hacer bastones, piezas de carros y horcas u horcones. Por esta razón es una especie que se ha plantado desde tiempos inmemoriales en los alrededores de los pueblos y caminos, como ocurre en los alrededores de pueblos como Algimia de Almonacid donde, gracias a este uso ancestral, se conservan enormes ejemplares de Almez. También se ha venido aprovechando tradicionalmente el corcho del alcornoque en la Sierra de Espadán y en la Sierra Calderona, así como la madera de diferentes especies de una forma racional. Todos estos usos son un buen ejemplo de la posibilidad real de compatibilizar conservación de la naturaleza y desarrollo económico, siendo importante fomentarlos.

Medición de la olivera Morruda por miembros del GECEN

 

¿QUÉ ESTÁ HACIENDO EL GECEN PARA CONSERVAR Y DAR A CONOCER LOS ÁRBOLES Y ARBOLEDAS MONUMENTALES?

Desde hace un tiempo, el GECEN dedica parte de sus esfuerzos a inventariar y catalogar los árboles y arboledas de la provincia de Castellón. Actualmente ya se han inventariado los árboles y arboledas autóctonas más sobresalientes de la comarca del Alto Palancia. Se han medido, entre otros:

- El olmo (Ulmus minor) de Navajas y algunos de los árboles de los jardines y alrededores dé la población. La población de Navajas puede considerarse como una verdadera arboleda monumental.

- El olmo de Castellnovo.

- La Olivera Morruda de Segorbe. Se trata de un ejemplar en un excelente estado de conservación que tiene una edad aproximada de 1500 años.

- Los almeces o lledoners de Algimia de Almonacid.

- Las sabinas albares (Juniperus thurifera) de la zona del Toro, así como algunos tejos, saucos, fresnos, etc.

- Varios alcornoques (Quercus Suber) y alcornocales de Chóvar y las inmediaciones de la Serra d´Espadà.

- Nogales (Juglans regia) de Bejís.

- Muchos de los árboles del valle de Mosquera.

- El lentisco (Pistacea lentiscus) de Villatorcas.

- Los pinos piñoneros (Pinus pinea) de la Dehesa de Soneja.

- El enorme laurel (Laurus nobilis) de Caudiel.

Ejemplar monumental de pino piñonero en la Dehesa del Pinar (Soneja)

 

¿QUÉ PUEDES HACER TÚ?

Los inventarios que está realizando el GECEN son abiertos, dada la dificultad para detectar todos los ejemplares, por lo que siempre eran bienvenidas nuevas aportaciones sobre ejemplares apartados o de difícil acceso. También resultará de gran interés toda aquella información suplementaria sobre ejemplares conocidos, como su edad aproximada, acontecimientos históricos en relación con el árbol o arboleda, etc.

Si eres propietario de algún árbol monumental, es conveniente que participes en su conservación enviando las acciones que pudiesen resultar perjudiciales. Recuerda que talar un árbol monumental es destruir de modo injustificado cientos de años de vida.

Si estás interesado en la protección de los árboles y arboledas monumentales, seas o no propietario de uno, puedes participar de muchos modos:

- Difunde entre tus conocidos la necesidad de conservar esta parte tan importante de nuestro patrimonio natural. Estos folletos pueden servirte. Pide tantos como creas necesarios al GECEN.

- Comunica a las autoridades y administraciones responsables, o bien al GECEN, cualquier agresión a árboles o arboledas.

- No compres ni aceptes madera de árboles monumentales como material de construcción, utensilios domésticos, mobiliario, etc. Así no contribuirás a su tala.

- Puedes hacerte socio del GECEN u otras organizaciones conservacionistas, con lo que apoyarás nuestras actividades de conservación, estudios y divulgación. Como socio del GECEN recibirás un carnet de socio/a, nuestras publicaciones, adhesivos y otro material de interés como posters.

Tríptico sobre el programa editado por el GECEN

 

© GECEN