NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 17 de enero de 2017.

 

LA VEGETACIÓN ALÓCTONA Y LA BASURA INVADEN EL RÍO.

 

La vegetación alóctona, exótica e invasora como el ricino (Ricinus communis), las piteras (Agave americana), chumberas (Opuntia spp.) y la uña de gato (Carpobrotus edulis) forman parte del paisaje del espacio protegido ante la dejadez y falta de gestión del humedal protegido. Ello supone una interferencia significativa de esta vegetación alóctona en el ecosistema autóctono y compromete su funcionalidad. La falta de actuaciones y mantenimiento, cuya responsabilidad recae principalmente en el Consorcio, es evidente. GECEN exige responsabilidades y explicaciones del dinero invertido, supuestamente decenas de miles de euros anuales, pues es injustificable la dejadez constatada que permite y avala esta situación.

Esta falta de gestión y mantenimiento impregna todo el Paisaje Protegido y la basura prolifera por doquier, sobre todo la generada por los pescadores, a la que se suma la de vertidos ilegales puntuales y la que arrastra el río en episodios de fuertes precipitaciones pues no se retira sino tras meses.

La asociación exige que se proceda a la eliminación de la vegetación alóctona y de la basura ya que para eso, entre otras cosas, está el Consorcio y una empresa contratada con dinero público.

GECEN también señala la necesidad de dotar al cauce de un caudal ecológico de acorde a las exigencias de la Directiva Marco del Agua, ya que de su ausencia y de la pésima gestión del agua que se realiza derivan fracasos sistemáticos en la nidificación de aves en un lugar que, recordamos, es una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

 

NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 7 de diciembre de 2016.

 

LA ASOCIACIÓN CONSIDERA ABSURDO CONSTRUIR UNA AUTOVÍA PARALELA A UNA AUTOPISTA CUANDO ÉSTA SE HA DE LIBERALIZAR EN EL 2019 Y PIDE QUE SE OLVIDE EL PROYECTO.

 

En época de bonanza la sinrazón y el absurdo cobraban sentido con proyectos lucrativos para quienes los ejecutaban, a la vez que ruinosos a nivel económico, social y medioambiental para los ciudadanos. Incluso las autovías paralelas a autopistas como ésta adquirían tintes de progreso y bienestar económico bajo la visión cortoplacista del dinero rápido o los puestos de trabajo. Deuda, paro o destroza territorial forman parte del currículo de la burbuja que todos conocemos. GECEN  entiende imprescindible que se aclare cuánto dinero público se ha despilfarrado en este proyecto en su “fase de redacción”, se asuman responsabilidades y se dé carpetazo definitivo al mismo.

Ya está bien con las realidades que la burbuja infraestructural produjo en las comarcas de Castellón, aeropuerto ultra deficitario o desaladoras que nadie quiere, para que alguien siga ni siquiera recordando la posibilidad de ejecutar autovías paralelas a autopistas. 

Una autovía que no tiene sentido alguno si lo que se pretende es liberalizar la AP-7 tras décadas de lucrativo negocio a costa del bolsillo de los ciudadanos. Una autovía que, de ejecutarse, causaría impacto significativo sobre la Magdalena y el Desert y destrozaría numerosas propiedades privadas.

El interés general no pasa por recordar los viejos tiempos y anhelar con nostalgia el regreso de las autovías paralelas a las autopistas sino, insistimos, por liberalizar de una vez la AP-7.

Se ha de priorizar, es urgente, la eliminación de puntos negros de la N-340 que, junto con la liberalización de la AP-7, significaría un evidente progreso en seguridad. Progreso que nada tiene que ver con intentar llevar a cabo proyectos redactados en plena burbuja infraestructural.

 

NOTA DE PRENSA

Castellón, 1 de diciembre de 2016.

 

LA CONSELLERIA DE TERRITORIO CEDE ANTE PROYECTOS COMO DOÑA BLANCA GOLF, GOLF SANT GREGORI O DESARROLLOS URBANÍSTICOS DE OROPESA.

La Conselleria avala con el PATIVEL la seguridad jurídica del gran especulador, aquel que tiene más avanzado un proyecto urbanístico desproporcionado e inadecuado originado durante la burbuja inmobiliaria. Ahora no tiene sentido alguno,  bajo parámetros de racionalidad y sostenibilidad de los que tanto alardea el PATIVEL, seguir con este tipo de planeamiento urbanístico por lo que la asociación considera fundamental no avalar con la transitoriedad proyectos iconos del urbanismo salvaje.

Y es que son 388,88 las hectáreas clasificadas como transitorias en el litoral castellonense. Es decir, hectáreas que se señalan como de gran valor reconocido y que, acto seguido, se indica que pueden ser urbanizadas si así se decide en 10 años. El interés público, pues, queda subordinado al interés privado lucrativo. Las excusas expuestas en el PATIVEL para proceder a dicha transitoriedad pueden ser resumidas en excusas de tipo económico (indemnizaciones) y jurídico. Excusas que no se sostienen, pues hay mecanismos de todo tipo que pueden ser aplicados para garantizar el interés general sin mermar el dinero público. En las comarcas de Castellón encontramos bajo esta figura los proyectos urbanísticos de Doña Blanca Golf en Torreblanca y Golf Sant Gregori en Burriana.   

A estas 388,88 hectáreas transitorias hay que sumar decenas y decenas de hectáreas que la Conselleria ni se plantea proteger y que amputan los valores paisajísticos y ambientales del litoral. Destacan en este sentido proyectos urbanísticos del litoral de Oropesa y  el aeródromo de Castellón que, de ejemplo de ventana al  mar, pasa finalmente a ser ignorado en el PATIVEL.

El PATIVEL premia con la seguridad jurídica al alumno avanzado en la especulación, a aquellos proyectos más estructurados y preparados para proceder a su ejecución, condenando a dichos kilómetros del litoral al hormigón.  

 

PESE A TODO GECEN CONSIDERA QUE EL PATIVEL ES UN AVANCE.

El PATIVEL no fomenta el urbanismo del litoral. Todo lo contrario, lo limita, revierte y en muchos casos desclasifica suelo susceptible de ser urbanizado, clasificándolo como protegido. Se atiende a reivindicaciones históricas como la protección del marjal de Oropesa, o más bien lo que queda de él, parte del litoral sur de Oropesa, Capicorb, gran parte del litoral norte y sur que fue excluido del Parc Natural de la Serra d’Irta, litoral norte de Burriana junto al Millars, litoral norte de Benicarló o Sòl de Riu en Vinaròs por señalar algunos de los más emblemáticos. 

La asociación alegará para que, de los muchos casos, se pase a más casos y en especial que se protejan los saladares de Torrenostra (Torreblanca), el litoral de Burriana al norte del Clot de la Mare de Déu, litoral de Oropesa en su totalidad frente a los fragmentos propuestos y el litoral no urbanizado de Castellón (aeródromo) entre otros.

 

¿Quienes somos?

GECEN: Grupo para el Estudio y Conservación de los Espacios Naturales.

Una Asociación para la Defensa de la Naturaleza de la Comunidad Valenciana

Información de contacto

  • Apartado de Correos 1139
    12080 Castellón
  • gecen@gecen.net
  • 964 05 82 99 - 646 78 93 23