NOTA DE PRENSA

Castellón, 13 de junio de 2017.

GECEN DENUNCIA LA MORTALIDAD INSOSTENIBLE DE ÁGUILA PERDICERA EN CASTELLÓN.

LA PROVINCIA DE CASTELLÓN ES UN SUMIDERO DE MORTALIDAD A NIVEL NACIONAL DE UNA DE LAS ESPECIES MÁS AMENAZADAS DE LA FAUNA IBÉRICA.

El Grupo de Estudio y Conservación de los Espacios Naturales (GECEN) denuncia la mortalidad insostenible de ejemplares de águila perdicera que está ocurriendo en Castellón en los últimos tiempos. Según la información a la que ha tenido acceso el GECEN, el pasado domingo fue encontrada otra águila perdicera muerta por electrocución en el término municipal de Altura (Alto Palancia). El águila, un macho adulto reproductor, murió electrocutado en una torre eléctrica de la empresa IBERDROLA que carecía de medidas anti-electrocución. La muerte de este ejemplar, que no constituye un caso aislado, es la novena águila perdicera adulta que muere en la provincia de Castellón en los últimos dos años, desde que investigadores de la Universidad de Alicante iniciaran un proyecto de seguimiento de ejemplares mediante emisores GPS. Según la información facilitada por la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, desde 2015 se han recogido muertos otros ocho ejemplares, dos de ellos electrocutados en tendidos eléctricos de media tensión, otro muerto por colisión con una línea eléctrica de alta tensión, dos ahogados en una balsa de riego, dos tiroteados por cazadores furtivos y uno muerto por causas naturales.
El hallazgo de este ejemplar pone de manifiesto que la mortalidad no natural de águila perdicera en Castellón está alcanzando niveles totalmente insostenibles, que llevarán a la extinción de la especie en la provincia de no tomarse medidas de conservación inmediatas para poner freno a esta sangría. De hecho, la provincia de Castellón, donde antaño habitaba una población saludable de águila perdicera, se ha convertido en los últimos tiempos en uno de los principales sumideros de mortalidad de la especie en España. Además, un hecho especialmente agravante es que a Castellón vienen a asentarse todos los años ejemplares procedentes de comunidades autónomas vecinas (principalmente Cataluña), que acaban muriendo por culpa de los tendidos eléctricos, balsas de riego y disparos de cazadores furtivos, entre otras causas.
Con menos de 80 parejas en toda la Comunidad Valenciana, el águila perdicera está catalogada como especie “En peligro de Extinción” en las comunidades autónomas vecinas, mientras que en la Comunidad Valenciana está catalogada como especie “Vulnerable” según el Catálogo Valenciano de Especies Amenazadas. Desde el GECEN urgimos a las autoridades pertinentes, y especialmente a la Dirección Territorial de Medio Ambiente de Castellón, a que tomen medidas urgentes para frenar el declive imparable que está sufriendo la especie en la provincia. Además, instamos a la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural a que reconsidere la catalogación de la especie en el catálogo valenciano, pasando a ser considerada como “En Peligro de Extinción” en lugar de especie “Vulnerable”, a tenor de los resultados que se están obteniendo. Eso comportaría la obligación de redactar un “Plan de Conservación” en el que se detallen todas las medidas de conservación necesarias para frenar el declive de la especie en nuestro territorio. Entre las más importantes, desde el GECEN señalamos la corrección de tendidos eléctricos peligrosos mediante forrado de elementos conductores, instalación de rampas anti-ahogamiento en balsas de riego, señalización de tendidos eléctricos de alta tensión mediante dispositivos salvapájaros para incrementar la visibilidad de las líneas eléctricas, favorecer el incremento de especies presa como el conejo, perdiz y paloma y, por último y no menos importante, la persecución por la vía penal y sanción a los cazadores que disparan furtivamente a especies no cinegéticas. Desde el GECEN consideramos que, de no tomarse de inmediato estas medidas de conservación urgentes, la presencia del águila perdicera en nuestra provincia se convertirá en un triste recuerdo del pasado.

 

 

 

NOTA DE PRENSA

Castellón, 8 de junio de 2017.

GECEN PIDE A LA CONSELLERIA QUE PROHÍBA LA CAZA EN EL PRAT.

EL INFORME TÉCNICO DEL GRUP AU MUESTRA LA INCOMPATIBILIDAD DE LA ACTIVIDAD CON LA PRESERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD DEL PARQUE.

Tras la presentación la semana pasada del documento técnico en la Junta Rectora del Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca, mostrando las nefastas consecuencias de la caza sobre la biodiversidad del Prat, GECEN pide su prohibición total hasta que se tomen las medidas necesarias de gestión para compatibilizar dicha actividad con la preservación de la avifauna, si es que ello es posible.
Además, añade la asociación, la caza no sólo es incompatible en el Prat con la biodiversidad sino también con el uso social medioambiental, objetivo prioritario en todo espacio natural protegido. Los perdigones y los visitantes son incompatibles y las actividades medioambientales, recreativas o educativas están actualmente subordinadas a la actividad cinegética.

EL PRAT, ZONA DE ESPECIAL PROTECCIÓN PARA LAS AVES (ZEPA), EXTINGUE LAS ANÁTIDAS EN EPOCA DE CAZA.

La práctica ausencia de anátidas en plena actividad cinegética en las más de 800 hectáreas del Prat muestra la nefasta gestión que al respecto realiza la Conselleria.
Las figuras de humedal catalogado, Parque Natural, humedal RAMSAR, Zona de Especial Conservación (ZEC) o Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), es decir protección autonómica, europea (Red Natura 2000:ZEC y ZEPA) e internacional (humedal RAMSAR), parecen no ser suficientes para que la Conselleria tome cartas en el asunto.
Las evidencias sobre las nefastas consecuencias de la caza en el Prat son tan conocidas como ignoradas por la Conselleria desde hace años. Los censos de aves acuáticas invernantes, que año tras año realiza la administración, así lo corroboran y muestran cómo en humedales valencianos con menos hectáreas que el Prat pero con una gestión cinegética diferente se cuentan por centenares las anátidas presentes.
El actual informe del Grup Au d’Ornitologia añade más contundencia, si cabe, sobre unos hechos inadmisibles. Hechos que, a juicio del GECEN, hablan con claridad de la postura adlátere y servilista de la Conselleria ante el sector cinegético en el Prat.
Sacrificar la biodiversidad de un espacio protegido para contentar al sector cinegético es renunciar a los fines, objetivos y funciones del espacio natural protegido, anulando el sentido de su protección.
GECEN ha remitido escrito a la Conselleria exigiendo la prohibición de la caza en el Prat hasta que la misma se racionalice y se subordine a las necesidades de protección, conservación y uso social medioambiental que, como objetivos prioritarios e irrenunciables, tiene todo espacio natural protegido.

NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 6 de abril de 2017.

 

Asunto: Aprobación de un coto de caza en el pico del Penyagolosa por parte de la Conselleria.

 

GECEN CONSIDERA INCOMPATIBLE EL COTO DE CAZA EN EL CORAZÓN DEL PENYAGOLOSA CON EL USO SOCIAL DEL PARQUE NATURAL.

 

LA ASOCIACIÓN PIDE QUE NO SE RECIBA A LOS VISITANTES  DEL ESPACIO NATURAL PROTEGIDO CON EL SONIDO DE LAS BALAS.

 

La Conselleria, según comunicó en la reunión de la Junta Rectora del Parc Natural, ha aprobado un coto de caza de 545 hectáreas, la mitad de la extensión del Parc, que ocupa tanto el entorno inmediato del pico del Penyagolosa como una parte de éste. El coto es colindante, además, con la senda de acceso al pico, senda especialmente transitada.

El coto de caza, que tiene previsto tanto la caza menor como la mayor (cabra, corzo y jabalí), carece aún de Plan Técnico de Ordenación Cinegética que es el que regula las condiciones de caza. 

Al margen del Plan Técnico que finalmente se apruebe, tanto la zona objeto de la actividad como las fechas del periodo cinegético coinciden con una gran afluencia de público cuya seguridad sólo se puede garantizar impidiendo o limitando drásticamente su acceso.

Se plantean pues problemas tanto medioambientales, con la transformación de un parque natural en una especie de Parque-Coto y el impacto sobre la biodiversidad que ello conlleva, como problemas de seguridad y de incompatibilidad de usos en una zona, insistimos, de tanta afluencia como es el pico y su entorno.

Una aprobación, la del coto, que no cuenta con el necesario informe por parte del Director del Parc valorando las afecciones o con la aprobación de la Junta Rectora que no ha sido consultada previamente.

 

 

SIN PLAN RECTOR DE USO Y GESTIÓN.

 

El Parque carece a día de hoy de un Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG), que es un documento básico para gestionar un espacio protegido pues regula la ordenación de sus recursos, define y establece sus objetivos de gestión y todo ello contando con todos los actores implicados.

Alguien quiere hacer negocio a través del turismo cinegético extranjero, según la información facilitada, y cuenta, ateniéndonos a los hechos, con el respaldo de la Conselleria. Conselleria que ha actuado de espaldas a la Junta Rectora y que es capaz de permitir la caza en lugares absolutamente inapropiados para ello  pero incapaz de aprobar las normas básicas de gestión que deben regir todo Parque Natural, el PRUG.

 

¿Quienes somos?

GECEN: Grupo para el Estudio y Conservación de los Espacios Naturales.

Una Asociación para la Defensa de la Naturaleza de la Comunidad Valenciana

Información de contacto

  • Apartado de Correos 1139
    12080 Castellón
  • gecen@gecen.net
  • 964 05 82 99 - 646 78 93 23