NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 7 de diciembre de 2016.

 

LA ASOCIACIÓN CONSIDERA ABSURDO CONSTRUIR UNA AUTOVÍA PARALELA A UNA AUTOPISTA CUANDO ÉSTA SE HA DE LIBERALIZAR EN EL 2019 Y PIDE QUE SE OLVIDE EL PROYECTO.

 

En época de bonanza la sinrazón y el absurdo cobraban sentido con proyectos lucrativos para quienes los ejecutaban, a la vez que ruinosos a nivel económico, social y medioambiental para los ciudadanos. Incluso las autovías paralelas a autopistas como ésta adquirían tintes de progreso y bienestar económico bajo la visión cortoplacista del dinero rápido o los puestos de trabajo. Deuda, paro o destroza territorial forman parte del currículo de la burbuja que todos conocemos. GECEN  entiende imprescindible que se aclare cuánto dinero público se ha despilfarrado en este proyecto en su “fase de redacción”, se asuman responsabilidades y se dé carpetazo definitivo al mismo.

Ya está bien con las realidades que la burbuja infraestructural produjo en las comarcas de Castellón, aeropuerto ultra deficitario o desaladoras que nadie quiere, para que alguien siga ni siquiera recordando la posibilidad de ejecutar autovías paralelas a autopistas. 

Una autovía que no tiene sentido alguno si lo que se pretende es liberalizar la AP-7 tras décadas de lucrativo negocio a costa del bolsillo de los ciudadanos. Una autovía que, de ejecutarse, causaría impacto significativo sobre la Magdalena y el Desert y destrozaría numerosas propiedades privadas.

El interés general no pasa por recordar los viejos tiempos y anhelar con nostalgia el regreso de las autovías paralelas a las autopistas sino, insistimos, por liberalizar de una vez la AP-7.

Se ha de priorizar, es urgente, la eliminación de puntos negros de la N-340 que, junto con la liberalización de la AP-7, significaría un evidente progreso en seguridad. Progreso que nada tiene que ver con intentar llevar a cabo proyectos redactados en plena burbuja infraestructural.

 

NOTA DE PRENSA

Castellón, 1 de diciembre de 2016.

 

LA CONSELLERIA DE TERRITORIO CEDE ANTE PROYECTOS COMO DOÑA BLANCA GOLF, GOLF SANT GREGORI O DESARROLLOS URBANÍSTICOS DE OROPESA.

La Conselleria avala con el PATIVEL la seguridad jurídica del gran especulador, aquel que tiene más avanzado un proyecto urbanístico desproporcionado e inadecuado originado durante la burbuja inmobiliaria. Ahora no tiene sentido alguno,  bajo parámetros de racionalidad y sostenibilidad de los que tanto alardea el PATIVEL, seguir con este tipo de planeamiento urbanístico por lo que la asociación considera fundamental no avalar con la transitoriedad proyectos iconos del urbanismo salvaje.

Y es que son 388,88 las hectáreas clasificadas como transitorias en el litoral castellonense. Es decir, hectáreas que se señalan como de gran valor reconocido y que, acto seguido, se indica que pueden ser urbanizadas si así se decide en 10 años. El interés público, pues, queda subordinado al interés privado lucrativo. Las excusas expuestas en el PATIVEL para proceder a dicha transitoriedad pueden ser resumidas en excusas de tipo económico (indemnizaciones) y jurídico. Excusas que no se sostienen, pues hay mecanismos de todo tipo que pueden ser aplicados para garantizar el interés general sin mermar el dinero público. En las comarcas de Castellón encontramos bajo esta figura los proyectos urbanísticos de Doña Blanca Golf en Torreblanca y Golf Sant Gregori en Burriana.   

A estas 388,88 hectáreas transitorias hay que sumar decenas y decenas de hectáreas que la Conselleria ni se plantea proteger y que amputan los valores paisajísticos y ambientales del litoral. Destacan en este sentido proyectos urbanísticos del litoral de Oropesa y  el aeródromo de Castellón que, de ejemplo de ventana al  mar, pasa finalmente a ser ignorado en el PATIVEL.

El PATIVEL premia con la seguridad jurídica al alumno avanzado en la especulación, a aquellos proyectos más estructurados y preparados para proceder a su ejecución, condenando a dichos kilómetros del litoral al hormigón.  

 

PESE A TODO GECEN CONSIDERA QUE EL PATIVEL ES UN AVANCE.

El PATIVEL no fomenta el urbanismo del litoral. Todo lo contrario, lo limita, revierte y en muchos casos desclasifica suelo susceptible de ser urbanizado, clasificándolo como protegido. Se atiende a reivindicaciones históricas como la protección del marjal de Oropesa, o más bien lo que queda de él, parte del litoral sur de Oropesa, Capicorb, gran parte del litoral norte y sur que fue excluido del Parc Natural de la Serra d’Irta, litoral norte de Burriana junto al Millars, litoral norte de Benicarló o Sòl de Riu en Vinaròs por señalar algunos de los más emblemáticos. 

La asociación alegará para que, de los muchos casos, se pase a más casos y en especial que se protejan los saladares de Torrenostra (Torreblanca), el litoral de Burriana al norte del Clot de la Mare de Déu, litoral de Oropesa en su totalidad frente a los fragmentos propuestos y el litoral no urbanizado de Castellón (aeródromo) entre otros.

 

NOTA DE PRENSA

Castellón, 15 de noviembre de 2016.

 

LOS SALADARES CONSTITUYEN UNA ZONA HÚMEDA QUE ACOGE  BIODIVERSIDAD VEGETAL DE ESPECIAL INTERÉS.

 

GECEN ha remitido un escrito a la Conselleria solicitando el reconocimiento y delimitación de los saladares de Torrenostra., humedal situado al noreste del término municipal de Torreblanca (desde dicha urbanización hasta alcanzar el término municipal de Alcalà de Xivert, siempre siguiendo el litoral).

Tanto el planeamiento urbanístico del municipio de Torreblanca como el PATIVEL que clasifica parte de la zona como transitoria, es decir, 10 años para la ejecución del PAI previsto, Doña Blanca Golf, ignoran la existencia y valores que atesora el humedal.

Todo este conjunto de enclaves de Torreblanca, el litoral norte de Torrenostra, posee especial interés por la extraordinaria abundancia de especies convergentes del género Limonium: L. dufourii, L. girardianum, L. virgatum,  L. narbonense, L. densissimum... 

La Conselleria es sabedora de dichos valores que constan tanto en el Banco de Biodiversidad de la Comunidad Valenciana como en los numerosos informes propios y externos que posee. No hay pues excusa para la inacción más que la intencional.

Es necesario iniciar cuanto antes el proceso administrativo que delimite el humedal y planifique adecuadamente su gestión en base a los valores existentes e incluya la regeneración de las zonas degradadas por causas antrópicas.

Dicho suelo debe tener la protección que determina la legislación para todos los humedales, catalogados o no, clasificándolo como no urbanizable protegido y excluyéndolo de cualquier proceso o planificación urbanístico.

 

 

A LA DIRECCIÓN TERRITORIAL DE LA CONSELLERIA DE AGRICULTURA, MEDIO AMBIENTE, CAMBIO CLIMÁTICO Y DESARROLLO RURAL DE CASTELLÓN.

 

D. Francisco González Babiloni, con D.N.I. nº 18.963.223-E, actuando en nombre y representación del Grupo para el Estudio y Conservación de los Espacios Naturales (GECEN), con domicilio a efecto de notificaciones en Apartado de correos 1139, 12081 Castellón (España), comparece y

 

EXPONE que:

 

1. Tras la modificación legislativa del artículo 15 de la Ley 11/1994 de Espacios Naturales Protegidos de la Comunidad Valenciana se consideran todas las zonas húmedas, catalogadas o no, como estrictamente protegidas.

2. La clasificación del suelo de los humedales será, atendiendo a la legislación vigente, de no urbanizable de especial protección.

3. Debido a que los humedales inventariados por la Conselleria en 1994 no han sido delimitados, entre ellos los saladares del norte de Torreblanca objeto del presente escrito, se complica enormemente la protección de estos.

4. En el caso del marjal norte de Torreblanca urge su adecuado reconocimiento y delimitación ya que se encuentra dentro de un planeamiento urbanístico que, de ejecutarse, sería catastrófico para el humedal.

5. Los valores que atesora son de sobra conocidos por la Conselleria ya que se ha informado en anteriores escritos y constan en el Banco de Biodiversidad. Resumiendo:

- Todo este conjunto de enclaves de Torreblanca, el litoral norte de Torrenostra, posee especial interés por la extraordinaria abundancia de especies convergentes del género Limonium: L. dufourii, L. girardianum, L. virgatum,  L. narbonense, L. densissimum... 

- En el libro “Vegetación litoral y cambios en el paisaje de la provincia de Castellón” (Premio de Ciencias Ciudad de Castellón, 1998), M.A. Gómez, J. Domingo y O. Mayoral, consta explícitamente la rica e interesante vegetación litoral y de la zona húmeda que la acoge indicándose...“al sur del tramo, casi en Torrenostra, se desarrollan saladares con una interesante vegetación (clases Limonietea y Arthrocnemetea), con Limonium densissimum y L. dufourii como especies más sobresalientes”.

 

Por todo ello,

 

SOLICITA que:

 

A) La Conselleria delimite, conserve y gestione el humedal de Torrenostra, situado al noreste del término municipal de Torreblanca (desde dicha urbanización hasta alcanzar el término municipal de Alcalà de Xivert, siempre siguiendo el litoral).

 

B) Se tomen cuantas medidas cautelares sean necesarias para evitar que el planeamiento urbanístico actual pueda afectar negativamente al humedal y a la biodiversidad que éste acoge. 

 

 

En Castellón de la Plana, a 15 de noviembre de 2016.

 

 

 

            Fdo: Francisco González Babiloni.

¿Quienes somos?

GECEN: Grupo para el Estudio y Conservación de los Espacios Naturales.

Una Asociación para la Defensa de la Naturaleza de la Comunidad Valenciana

Información de contacto

  • Apartado de Correos 1139
    12080 Castellón
  • gecen@gecen.net
  • 964 05 82 99 - 646 78 93 23