NOTA DE PRENSA

Castellón, 8 de junio de 2017.

GECEN PIDE A LA CONSELLERIA QUE PROHÍBA LA CAZA EN EL PRAT.

EL INFORME TÉCNICO DEL GRUP AU MUESTRA LA INCOMPATIBILIDAD DE LA ACTIVIDAD CON LA PRESERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD DEL PARQUE.

Tras la presentación la semana pasada del documento técnico en la Junta Rectora del Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca, mostrando las nefastas consecuencias de la caza sobre la biodiversidad del Prat, GECEN pide su prohibición total hasta que se tomen las medidas necesarias de gestión para compatibilizar dicha actividad con la preservación de la avifauna, si es que ello es posible.
Además, añade la asociación, la caza no sólo es incompatible en el Prat con la biodiversidad sino también con el uso social medioambiental, objetivo prioritario en todo espacio natural protegido. Los perdigones y los visitantes son incompatibles y las actividades medioambientales, recreativas o educativas están actualmente subordinadas a la actividad cinegética.

EL PRAT, ZONA DE ESPECIAL PROTECCIÓN PARA LAS AVES (ZEPA), EXTINGUE LAS ANÁTIDAS EN EPOCA DE CAZA.

La práctica ausencia de anátidas en plena actividad cinegética en las más de 800 hectáreas del Prat muestra la nefasta gestión que al respecto realiza la Conselleria.
Las figuras de humedal catalogado, Parque Natural, humedal RAMSAR, Zona de Especial Conservación (ZEC) o Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), es decir protección autonómica, europea (Red Natura 2000:ZEC y ZEPA) e internacional (humedal RAMSAR), parecen no ser suficientes para que la Conselleria tome cartas en el asunto.
Las evidencias sobre las nefastas consecuencias de la caza en el Prat son tan conocidas como ignoradas por la Conselleria desde hace años. Los censos de aves acuáticas invernantes, que año tras año realiza la administración, así lo corroboran y muestran cómo en humedales valencianos con menos hectáreas que el Prat pero con una gestión cinegética diferente se cuentan por centenares las anátidas presentes.
El actual informe del Grup Au d’Ornitologia añade más contundencia, si cabe, sobre unos hechos inadmisibles. Hechos que, a juicio del GECEN, hablan con claridad de la postura adlátere y servilista de la Conselleria ante el sector cinegético en el Prat.
Sacrificar la biodiversidad de un espacio protegido para contentar al sector cinegético es renunciar a los fines, objetivos y funciones del espacio natural protegido, anulando el sentido de su protección.
GECEN ha remitido escrito a la Conselleria exigiendo la prohibición de la caza en el Prat hasta que la misma se racionalice y se subordine a las necesidades de protección, conservación y uso social medioambiental que, como objetivos prioritarios e irrenunciables, tiene todo espacio natural protegido.

NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 16 de marzo de 2017.

 

SOLICITA A LA FISCALÍA QUE INVESTIGUE LOS HECHOS Y DETERMINE SI QUIENES SON LOS PROMOTORES U OSTENTAN RESPONSABILIDADES EN EL INCENDIO PROVOCADO HAN COMETIDO DELITO.

 

La asociación lamenta la gestión de tierra quemada que practica la Conselleria en el Parque Natural, ZEPA, ZEC, Zona Húmeda Catalogada y Humedal Ramsar. La ONG se pregunta para qué sirve el dinero público invertido en las campañas de sensibilización y de prevención que constan, por ejemplo, en las memorias técnicas de gestión del Parque Natural.

Pide a los ciudadanos que no sigan el ejemplo de la Conselleria y no provoquen quemas en el Prat, pues estarán cometiendo un delito y serán puestos a disposición judicial.

GECEN  ha remitido denuncia a la fiscalía por la comisión de un presunto delito de incendio y contra los recursos naturales y el medio ambiente, solicitando a ésta que actúe contra quien o quienes resulten ser los promotores u ostenten responsabilidades en el incendio provocado.

Los elementos afectados, hábitats y biodiversidad, constituyen valores que han sido ignorados por la Conselleria. Una zona no se declara Zona de Especial Conservación o Zona de Especial Protección para las Aves porque a alguien se le ocurra, sino tras seguir un análisis y un proceso riguroso técnico-científico que avalen los valores de un espacio natural. Valores que no subsisten tras el fuego y que cuesta tiempo recuperar en el mejor de los casos, incluso varios años en especies exigentes en el aspecto ecosistémico como el carricerín real.

El incendio, sin duda, ha dañado gravemente valores del espacio natural protegido que han servido para clasificarlo como tal: avifauna, galápago europeo, hábitats de saladar…

Parece, en opinión de la asociación, a tenor de los artículos publicados en prensa tras la quema, que los cazadores y ayuntamiento de Torreblanca fueron los solicitantes de la petición a la Conselleria. La asociación considera aberrante que se insinúe y/o se afirme que es una actuación contra el jabalí, camuflado, eso sí, de gestión del hábitat. Si para gestionar el jabalí hemos de quemar la zona donde se ha visto, quemamos el 80 % de la provincia. 

Al margen del origen o motivación, si se desea gestionar el hábitat se debe realizar por medios mecánicos como ha hecho el Ministerio o la Conselleria con anterioridad y no con fuego. Las ventajas de las actuaciones mecánicas: control en todo momento de la actuación; respeto a las zonas de mayor valor sobre las que no se actúa; no muere calcinado ejemplar de especie alguna; eficacia en la consecución de los objetivos.

GECEN considera fundamental la intervención de la Fiscalía a fin de que se investigue y determine el papel de los diferentes actores de la administración: Dirección General de Prevención de Incendios, Dirección General de Medio Natural y Evaluación Ambiental, Dirección Territorial, Dirección del Parque, Ayuntamiento de Torreblanca…en el incendio, así como para obtener de la administración todo tipo de informes como memorias de gestión del Parque, planes de recuperación de especies, censos de aves invernantes y nidificantes del Prat o los datos del banco de biodiversidad que tengan relación con la zona entre otros.

Para todo ello solicita a la Fiscalía abrir Diligencias de Investigación Penal a fin de comprobar los hechos denunciados y sus presuntos responsables, con remisión al Juzgado una vez comprobado que los hechos son constitutivos de delito.

 

NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 6 de marzo de 2017.

 

GECEN RECOPILA INFORMACIÓN CIENTÍFICO-TÉCNICA PARA LLEVAR LAS QUEMAS A LA FISCALÍA.

Sustituir las prácticas mecánicas de gestión de vegetación y hábitats por quemas, por incendios intencionados, tiene consecuencias medioambientales graves. De hecho, si esta actuación la hubiera realizado cualquier ciudadano estaría ahora mismo acusado por vía penal de haber cometido un delito. 

El incendio “controlado” de la Conselleria ejecutado en el Parque Natural del Prat el viernes 3 de marzo en los alrededores de las turberas de Torreblanca ha afectado a 19 hectáreas de carrizal, juncar y saladar, eliminando hábitats y biodiversidad que el propio Parque y Conselleria consideran prioritario proteger.

La asociación constata la destrucción de formaciones de saladar con Arthrocnemum, Sarcocornia (más de 1 hectárea. quemada) así como ejemplares aislados dentro de la zona húmeda de Tamarix.

Si graves son las afecciones sobre la flora, hay que destacar de igual modo las  afecciones sobre la fauna. Se han eliminado hábitats de nidificación de especies protegidas como el avetorillo, rascón, calamón, carricerín real, carricero común o carricero tordal. Especies que requieren, por ello están amenazadas, de unas condiciones de cobertura y estructura de vegetación que ahora son cenizas. A esto se une el riesgo directo de afección por el fuego de nidos de ánade azulón y ejemplares de galápago europeo que ya han salido de la hibernación por la fecha de las quemas, una época de incipiente nidificación de aves y actividad de determinadas especies como las tortugas. 

La Conselleria pretende quemar hasta 42 hectáreas de un humedal que es Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), Zona de Especial Conservación (ZEC), Parque Natural y el único humedal RAMSAR de las comarcas de Castellón. Quemas, emitiendo CO2 de forma masiva por una Conselleria que tiene entre sus objetivos supuestamente prioritarios, e incluso para incidir en ello forma parte del nombre de la Conselleria, el cambio climático.

 

NI EL PRAT ESTÁ SUCIO NI LOS JABALÍES SE COMBATEN CON INCENDIOS NI LOS MOSQUITOS CON PRODUCTOS QUÍMICOS TÓXICOS.

Una joya medioambiental como el Prat bien merece una gestión planificada, activa y dotada del presupuesto necesario que incluya una actuación efectiva de gestión mecánica de la vegetación, de lucha biológica contra los mosquitos, de potenciación de la biodiversidad y hábitats prioritarios.

Lo que sobran son pirómanos que confunden hábitats y vegetación con suciedad,  amantes de los químicos que recuerdan con nostalgia aquellos tiempos en los que las avionetas envenenaban masivamente el Prat para acabar con los mosquitos, o aquellos que pretenden acabar con los jabalíes convirtiendo el Parque Natural en un paisaje de cenizas. 

La Conselleria, con el aplauso de cazadores y Ayto. de Torreblanca, pretende vestir de verde, de gestión medioambiental, incendios provocados de grave impacto medioambiental. Si se desea manejar la vegetación se ha de hacer de forma mecánica y no con el fuego. De esta forma se tiene control, eficacia y respeto a los valores que tiene el lugar gestionado pues no se actúa más que en los lugares oportunos, en las fechas adecuadas, no en marzo, y de forma no masiva consiguiendo la coexistencia de hábitats variados y aumento de la biodiversidad.

Con el fuego el punto de encuentro es el Juzgado; la asociación está elaborando la documentación técnica que avale la denuncia a presentar.

¿Quienes somos?

GECEN: Grupo para el Estudio y Conservación de los Espacios Naturales.

Una Asociación para la Defensa de la Naturaleza de la Comunidad Valenciana

Información de contacto

  • Apartado de Correos 1139
    12080 Castellón
  • [email protected]
  • 964 05 82 99 - 646 78 93 23