NOTA DE PRENSA

 

               Castellón, 18 de diciembre de 2017.

 

               GER-EA DENUNCIA LA MORTANDAD CONSTANTE Y NUMEROSA DE RAPACES EN LOS TENDIDOS ELÉCTRICOS DE TORRE D’ENDOMENECH, VILANOVA D’ALCOLEA, BENLLOCH Y CABANES.

 

               LAS ONG MEDIOAMBIENTALES ACUDIRÁN A LA FISCALÍA SI LA CONSELLERIA Y LA COMPAÑÍA GESTORA DE LOS TENDIDOS SIGUEN MIRANDO HACIA OTRO LADO.

               Desde mediados del presente año se está realizando el seguimiento de tendidos y torres eléctricas en la zona que comprende parte de los términos municipales de Torre d’Endoménech, Vilanova d’Alcolea, Benlloch y Cabanes dentro del proyecto de gestión  “Recuperación de un territorio abandonado de águila perdicera”,  que el GER-EA lleva a cabo en esta zona para intentar recuperar esta especie en grave peligro de extinción a nivel europeo y peninsular.

               El objetivo de estos recorridos es la detección de torres con alta peligrosidad de electrocución, tanto por el diseño y el lugar donde están ubicadas, como por el uso de las aves, intentando que sean rectificadas con elementos de aislamiento para prevenir la muerte de aves rapaces.

               Gracias a estos transectos a fecha de hoy se han  revisado más de cien torres, encontrando un total de 31 aves muertas (águila real: 1 ejemplar; buitre leonado: 4; águila ratonera 2; cernícalo vulgar: 1; cuervos: 20; aves / rapaces no identificados (solo huesos): 3 ejemplares).

               El protocolo seguido al localizar una rapaz muerta por electrocución o colisión consiste, en primer lugar, en llamar al 112 dando las coordenadas geográficas de la zona, el término municipal y la numeración de la torre donde se ha encontrado el ave.

               El segundo paso ha sido poner en conocimiento de la Conselleria de Medi Ambient, mediante los oportunos escritos, los hechos. Y los hechos no son otros que la localización de puntos negros, verdaderos sumideros de mortandad de aves rapaces, en un espacio muy reducido. El fin obvio era y es solicitar a la administración que actúen, que lleven a cabo las medidas de gestión y/o mediación con la compañía eléctrica que sean necesarias para evitar que la mortandad persista en el tiempo.

               A fecha de hoy, cuatro meses después de informar de las muertes halladas, la única gestión observada que se ha realizado ha sido la retirada de los cadáveres, alguno al cabo de varias semanas, pero ninguna de las torres eléctricas, verdaderos cementerios de biodiversidad, ha sido rectificada por lo que las rapaces siguen muriendo.

               El caso más letal e indignante es la torreta nº CS-64894, que en diversas ocasiones ha sido denunciada, puesta en conocimiento de la Conselleria. Se localizó en la primera visita 1 paloma salvaje, en la segunda 1 cuervo, en otra ocasión dos cuervos, luego dos cuervos y un buitre y este sábado un águila ratonera.

               Pedimos responsabilidades a los organismos y empresas eléctricas para que, de una vez por todas, se revisen y rectifiquen todas las torretas cuyo diseño es de muy alta peligrosidad atendiendo a criterios técnicos. Y, con urgencia y especialmente, aquellas que ya han generado mortandad de aves, pues representan una peligrosidad inasumible.

               Las ONG medioambientales estamos a la espera de que la administración solucione tan grave situación y, si no lo hace, acudiremos a la Fiscalía. Si un furtivo estuviera tiroteando y matando rapaces protegidas y se supiera quién es, habría pasado a disposición judicial. ¿Qué ocurre con las empresas eléctricas? ¿Por qué no corrigen los tendidos peligrosos que esquilman nuestra biodiversidad?

               NOTA DE PRENSA ELABORADA CONJUNTAMENTE POR: GER-EA Y GECEN.

 

 

 

 

¿Quienes somos?

GECEN: Grupo para el Estudio y Conservación de los Espacios Naturales.

Una Asociación para la Defensa de la Naturaleza de la Comunidad Valenciana

Información de contacto

  • Apartado de Correos 1139
    12080 Castellón
  • [email protected]
  • 964 05 82 99 - 646 78 93 23