NOTA DE PRENSA

Castellón, 6 de junio de 2016.

 

LAS URBANIZACIONES VERDES SOSTENIBLES QUE SE PROPONEN POR PARTE DE LOS EMPRESARIOS CON EL AVAL DE LA CORPORACIÓN MUNICIPAL SON UN INSULTO A LA INTELIGENCIA.

Quienes siempre han abogado por la urbanización del Parc Natural de Serra d’Irta, quienes han urbanizado kilómetros de litoral virgen del término, quienes han especulado con el suelo, quienes han privatizado los beneficios del hormigón y han contribuido a la ruina de miles de economías familiares tras convertirlas en hormigón-dependientes, ahora exigen continuar con el mismo modelo e incluso tienen el cinismo de denominar al modelo de siempre como verde y sostenible. Eso sí, no están solos. Les apoyan, con especial ahínco, quienes gobiernan el municipio.

GECEN demanda a la Conselleria que no ceda ni un metro cuadrado de litoral sin urbanizar a los especuladores, que atienda al interés general y que exija, si observa indicios de corrupción tan comunes en este tipo de procesos, responsabilidades penales.

La asociación considera el colmo que empresarios exijan dinero por dejar de especular y destruir un interés general como es el medio ambiente siendo exigible lo contrario, que quienes se han lucrado destruyendo asuman su responsabilidad, también económica. En cuánto se valora la destrucción, por ejemplo, de un kilómetro de litoral virgen, se pregunta GECEN. Parece que proteger sea poco más o menos que un delito, eso si, subsanable con un buen cheque, el impuesto que pretende imponer el especulador a la Conselleria para dejar de urbanizar. Impuesto al hormigón que pretenden sea  pagado con dinero público.

NOTA DE PRENSA

Castellón, 1 de diciembre de 2016.

 

LA CONSELLERIA DE TERRITORIO CEDE ANTE PROYECTOS COMO DOÑA BLANCA GOLF, GOLF SANT GREGORI O DESARROLLOS URBANÍSTICOS DE OROPESA.

La Conselleria avala con el PATIVEL la seguridad jurídica del gran especulador, aquel que tiene más avanzado un proyecto urbanístico desproporcionado e inadecuado originado durante la burbuja inmobiliaria. Ahora no tiene sentido alguno,  bajo parámetros de racionalidad y sostenibilidad de los que tanto alardea el PATIVEL, seguir con este tipo de planeamiento urbanístico por lo que la asociación considera fundamental no avalar con la transitoriedad proyectos iconos del urbanismo salvaje.

Y es que son 388,88 las hectáreas clasificadas como transitorias en el litoral castellonense. Es decir, hectáreas que se señalan como de gran valor reconocido y que, acto seguido, se indica que pueden ser urbanizadas si así se decide en 10 años. El interés público, pues, queda subordinado al interés privado lucrativo. Las excusas expuestas en el PATIVEL para proceder a dicha transitoriedad pueden ser resumidas en excusas de tipo económico (indemnizaciones) y jurídico. Excusas que no se sostienen, pues hay mecanismos de todo tipo que pueden ser aplicados para garantizar el interés general sin mermar el dinero público. En las comarcas de Castellón encontramos bajo esta figura los proyectos urbanísticos de Doña Blanca Golf en Torreblanca y Golf Sant Gregori en Burriana.   

A estas 388,88 hectáreas transitorias hay que sumar decenas y decenas de hectáreas que la Conselleria ni se plantea proteger y que amputan los valores paisajísticos y ambientales del litoral. Destacan en este sentido proyectos urbanísticos del litoral de Oropesa y  el aeródromo de Castellón que, de ejemplo de ventana al  mar, pasa finalmente a ser ignorado en el PATIVEL.

El PATIVEL premia con la seguridad jurídica al alumno avanzado en la especulación, a aquellos proyectos más estructurados y preparados para proceder a su ejecución, condenando a dichos kilómetros del litoral al hormigón.  

 

PESE A TODO GECEN CONSIDERA QUE EL PATIVEL ES UN AVANCE.

El PATIVEL no fomenta el urbanismo del litoral. Todo lo contrario, lo limita, revierte y en muchos casos desclasifica suelo susceptible de ser urbanizado, clasificándolo como protegido. Se atiende a reivindicaciones históricas como la protección del marjal de Oropesa, o más bien lo que queda de él, parte del litoral sur de Oropesa, Capicorb, gran parte del litoral norte y sur que fue excluido del Parc Natural de la Serra d’Irta, litoral norte de Burriana junto al Millars, litoral norte de Benicarló o Sòl de Riu en Vinaròs por señalar algunos de los más emblemáticos. 

La asociación alegará para que, de los muchos casos, se pase a más casos y en especial que se protejan los saladares de Torrenostra (Torreblanca), el litoral de Burriana al norte del Clot de la Mare de Déu, litoral de Oropesa en su totalidad frente a los fragmentos propuestos y el litoral no urbanizado de Castellón (aeródromo) entre otros.

 

NOTA DE PRENSA

Castellón, 9 de febrero de 2017.

 
EL PATIVEL ASEGURA EL URBANISMO DEPREDADOR DEL LITORAL ENTRE 50 Y 450 AÑOS SEGÚN SEÑALÓ LA CONSELLERA.

Si atendemos a las cifras señaladas por la Consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, el Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral (PATIVEL) deja del orden de 2.500 hectáreas de suelo litoral urbano y urbanizable para el hormigón 

Ello supone 65.000 nuevas viviendas que destrozarán 25 millones de m2 de nuestro litoral. A esta cifra hay que añadir los PAI indultados por el PATIVEL, el PAI Golf Sant Gregori en Burriana y el PAI Doña Blanca Golf en Torreblanca, que suman más de 3,88 millones de m2 y más de 10.000 nuevas viviendas.

 

PESE A LAS MILES DE VIVIENDAS SIN VENDER EN EL LITORAL CASTELLONENSE, EL PATIVEL MUESTRA ABSOLUTA SUMISIÓN ANTE LOS ESPECULADORES DEL HORMIGÓN.

GECEN exige una auditoría clara sobre la corrupción en los ayuntamientos del litoral, que tienen en stock cientos de viviendas sin vender y defienden los intereses de los especuladores del suelo que piden más hormigón como si les fuera la vida. No es lógica esta vehemencia en la defensa del “todo hormigón en mi municipio” atendiendo al interés general, y por eso exigimos una investigación sobre las relaciones entre las empresas del hormigón y los gobiernos locales.

El PATIVEL, con sus 2.300 hectáreas, nace amputado intencionalmente, sin atender a criterios técnicos medioambientales de interés general, excluyendo espacios de alto valor paisajístico y medioambiental por intereses urbanísticos. Es más, en el suelo supuestamente protegido por el Plan se permite de todo: campos de golf, hoteles, restaurantes, campings, viviendas… 

Lo que nos espera en el litoral: un programa PAI depredador del territorio clásico para las más de 2.500 hectáreas litorales excluidas del PATIVEL, y 2.300 hectáreas que formarán parte del  PATIVEL, un PAI turístico donde todo el hormigón que se quiera es posible aunque se dice en voz muy baja, no hay más.

 

NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 31 de enero de 2017.

 

GECEN PRESENTA ALEGACIONES AL PATIVEL PARA QUE LA PLAYA DEL PINAR, EL GURUGÚ Y EL AERÓDROMO SE CONVIERTAN EN UN REFERENTE MEDIOAMBIENTAL.

 

LA ASOCIACIÓN SOLICITA PLAYAS NATURALES PARA EL PINAR Y EL GURUGÚ Y LA CLASIFICACIÓN DEL AERÓDROMO COMO SUELO NO URBANIZABLE DE PROTECCIÓN DEL LITORAL.

 

El PATIVEL renuncia a cualquier expectativa medioambiental y avala la eliminación de cualquier tipo de protección de la única zona del litoral de Castellón de entidad que no está urbanizada ni pertenece a un complejo industrial, la unidad ecosistémica que conforman la playa del Gurugú y el Aeródromo. Consideramos necesario dotar a ambos espacios de la máxima protección  que otorga el PATIVEL, playa natural y suelo no urbanizable de protección del litoral, y proceder a su restauración medioambiental. En ese sentido se han presentado las oportunas alegaciones.

 Alegaciones que también buscan la declaración como playa natural y no urbana para la playa del Pinar, haciendo compatible el ecosistema natural litoral con el turismo y el urbanismo ya existente.

GECEN recuerda que, respecto a esta playa, se recibió una importante cantidad económica procedente de fondos comunitarios (FEDER) para proceder a su restauración ecosistémica Recuperar el bosque del Pinar sobre el ambiente característico del cordón dunar de las playas valencianas, y crear un parque litoral integrado por la playa y la zona verde contigua compatible con el uso turístico intensivo y su entorno urbano. 

Pedimos que los objetivos que constan en la resolución del conseller de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes, de 11 de diciembre de 2002,  por la que se aprobó definitivamente el Plan Especial del Parque Litoral de la Playa del Pinar de Castellón, se cumplan y el PATIVEL así lo constate, declarando la playa como natural.

La restauración tanto del aeródromo como humedal, como la playa de Gurugú como ecosistema litoral, es una oportunidad para convertir el litoral de Castellón en un referente medioambiental. Y ello comportaría, no sólo una mejora paisajística y de biodiversidad enorme, sino un atractivo excelente para el turismo ecológico, desestacionalizado y de elevada calidad, una sostenible fuente de ingresos respetuosa con el medio ambiente.

La ciudad de las maquetas y el hormigón para el aeródromo y la playa de los chiringuitos del Gurugú tienen ahora la protección del PATIVEL y del PGOU. GECEN pide que se modifique el planeamiento, la clasificación del suelo y los usos, y se proyecte un futuro sostenible en forma de referente medioambiental.

NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 23 de enero de 2017.

 

SE PERMITEN CAMPOS DE GOLF, HOTELES, RESTAURANTES, COMPLEJOS TURÍSICOS, CAMPINGS, JARDINES URBANOS, DOTACIONES DE TODO TIPO O VIALES.

 

Cuando se señala en el PATIVEL que éste tiene como objetivo proteger el litoral,  sus valores ambientales, territoriales, paisajísticos, culturales, educativos y de protección frente a los riesgos naturales o inducidos; cuando se afirma que el PATIVEL garantiza la conectividad ecológica y funcional entre el litoral y el interior; cuando se indica que se potencia el mantenimiento de los espacios libres del litoral; cuando se afirma todo esto, se tiende a pensar que estamos ante un proyecto proteccionista que intenta salvar del hormigón las migajas de espacio litoral sin urbanizar que dejó la burbuja inmobiliaria.

Nada más lejos de la realidad.

En las zonas de máxima protección del PATIVEL, las zonas clasificadas como “suelos no urbanizables de protección del litoral”, se permiten alojamientos turísticos y viviendas, restaurantes, hoteles, la apertura de viales para uso recreativo y turístico (obligatorio que sean de más de 3 metros de ancho), instalaciones dotacionales que cuenten con el sello discrecional de “interés público”, es decir el que sirva para la industria turística, así como la construcción de jardines urbanos.

En el segundo estadio de protección figura el suelo clasificado por el PATIVEL como “suelos no urbanizables de refuerzo litoral”, permitiéndose en este suelo, además de todo lo señalado en el punto anterior, campos de golf, campings y dotaciones de todo tipo (recreativas, deportivas…).

En el tercer grado de protección encontramos los suelos clasificados como “Régimen de suelos no urbanizables del litoral”. Pese al título, estos suelos son absolutamente urbanizables, simplemente se señala que el índice de edificabilidad bruta no será superior al índice de edificabilidad bruta de su entorno.

Y qué decir de los suelos transitorios, es decir aquellos que se urbanizarán si se desea en un plazo de 10 años. El PATIVEL da prisa a los PAI Doña Blanca Golf en Torreblanca y Golf Sant Gregori en Burriana para que urbanicen con celeridad los cientos de hectáreas que programaron durante la burbuja inmobiliaria.

 

GECEN SOLICITA LA RETIRADA DEL PATIVEL.

El PATIVEL es una tomadura de pelo desde el punto de vista de protección medioambiental del litoral, siendo un mecanismo de especulación y ejecución urbanística bajo nuevos patrones de desarrollo, los complejos turísticos no asociados a segundas residencias. Dada la escasa viabilidad de plantear el hormigón puro y duro, los PAI tienen escasa viabilidad de ejecución en décadas, se plantea el hormigoneo del litoral y su ocupación de forma menos compacta, orientado a  la industria turística.   Desde la óptica medioambiental es lo mismo el PAI clásico que lo que se plantea ahora: hoteles y restaurantes con campos de golf, campings, viales, jardines urbanos y construcción de dotaciones de todo tipo. 

La asociación solicita la retirada del PATIVEL por ser un instrumento, no sólo  inútil a nivel de protección medioambiental del litoral sino que es un Plan agresivo que diseña su destrucción. Es la puntilla a nuestro litoral pues avala y formaliza cómo destruir de forma no PAI, pues es imposible y no toca ahora, nuestro litoral virgen. 

 

¿Quienes somos?

GECEN: Grupo para el Estudio y Conservación de los Espacios Naturales.

Una Asociación para la Defensa de la Naturaleza de la Comunidad Valenciana

Información de contacto

  • Apartado de Correos 1139
    12080 Castellón
  • [email protected]
  • 964 05 82 99 - 646 78 93 23